Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on dic 10, 2017 in La fiera de mi Gila | 0 comments

¿Y Gila? ¿Cómo está?

¿Y Gila? ¿Cómo está?

Ha pasado mucho tiempo (demasiado) y ayer, de repente, me di cuenta de que hacía muchísimo que no actualizábamos el blog.

¿Cuál es el peligro de una cosa así? Pues que los lectores que den con él crean que Gila ha seguido teniendo miedo, que no se ha rehabilitado, o que seguimos gastando dinero en adiestradores… Y no.

¿Perro con miedo?

Lo cierto es que Gila lleva mucho tiempo rehabilitada.  En los últimos meses, más que rehabilitada, me atrevo a decir que está hecha una campeona. No sólo acepta visitas en casa sino que interactúa con ellas, se deja acariciar, convive con grupos humanos superiores en número a ella y hasta se muestra amable y considerada con los humanos más torpes o los que menos entienden sus necesidades.

Dejadme que recapitule: cuando Gila llegó a casa, hace más de tres años, tenía bastante miedo a los humanos. Bastante como en “si veo un humano en un parque a 15 metros, le vigilo con atención por si decide devorarme”. Trabajamos para superar ese miedo en exteriores con la ayuda inestimable de José Carlos y Marian (de EDUCAN) y en muy pocos meses sus paseos eran mucho más tranquilos. El primer año pudimos irnos de vacaciones a Almería y Gila se adaptaba bastante bien a casi cualquier novedad, eso sí, siempre con ciertos protocolos, precauciones y mucha atención con nuestra parte.

El segundo año fue el año de la normalización en la calle. Gila dejó de “percibir” la figura humana por completo. Le daba igual cruzarse con un ser humano, con dos, con treinta, podían gritar, correr, ser niños, ir en bicicleta o incluso conformar la temible tuna compostelana. Ella lo llevaba bastante flema y, como mucho, te miraba con su cara de “creo que me he ganado un premio” y punto. Viajó con nosotros a los Alpes, a los Pirineos y recorrió media España con sus orejas de punta y su trufa olfateadora.

Pero este tercer año ha sido –y perdón por la palabrota– la hostia bendita. Este ha sido el año en que Gila ha empezado a ir a cenar a casas de amigos y otros han venido a la nuestra; ha sido el año en que ha participado en celebraciones familiares, en reuniones… ¡¡La misma Gila que desconfiaba de un humano a 15 metros!!

¿Y cómo ha obrado el cambio? Pues, sinceramente, hubo un primer año de trabajo muy intenso por nuestra parte pero, a partir de ahí, lo que hemos hecho sobre todo ha sido ser constantes. Gila siempre tiene un trabajo de olfato “a mano” si surge una situación estresante (un borracho, petardos) y, desde luego, siempre estamos dispuestos a guiarla con la correa para que su atención vaya donde creemos que debe estar (y donde José Carlos y Marian nos enseñaron).

También hemos sido prudentes. Durante muchos meses, quien ha subido a casa lo ha hecho siendo “presentado” en la calle antes de subir y siempre siendo convenientemente positivizado a través de pollo, queso o cualquier otra delicatessen (incluso pienso). A día de hoy, empezamos a aceptar visitas “directas” pero Gila siempre está los primeros minutos con su arnés y su correa puestos, dispuesta a ser guiada por Carmen o por mí.

¿Y por qué os cuento todo esto? Porque si alguien da con este blog y tiene un perro reactivo, problemático, tiene que saber que existe la luz al final del túnel, que su perro llegará un día en que será totalmente normal. (Vale, tú le seguirás viendo cositas, pero el resto de dueños de perros no verán nada). Y sí, Gila era una perra “mayor” (tenía 3 años) y según mucho “listo de barrio” era totalmente irrecuperable. Pues qué suerte no habérselo dicho a ella, porque se la ve francamente recuperada.

Eso sí, mis consejos se resumirían en tres puntos:
1. Contactad con un profesional del adiestramiento. (Y sí, mi voto va para EDUCAN y no, no cobro nada por escribir esto)
2. Sed muy currantes y muy pacientes.
3. Cuando el profesional os ceda el testigo, sed muy prudentes y usad el sentido común.
Pero sobre todo, recordad: tiene solución.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>