Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on sep 18, 2013 in Cosas de perros, Educación Humana | 0 comments

¿Qué nos diferencia?

 

El hombre siempre ha tenido la idea de que es especial, superior al resto de los animales y aún lo cree. Parece que a día de hoy, ya ha asumido que es un animal también y que desciende de los primates, pero aún así, diferente. Un especimen rarísimo de la naturaleza.

 ¿Cuál es la linea que separa al ser humano de los salvajes animales que, según ellos, sólo nos alimentamos y apareamos?  El ser humano lo tiene claro y baraja varios conceptos: Inteligencia, moral, compasión, justicia…

Según la filosofía tradicional, una acción moral requiere, en principio, tener habilidad para pensar qué estamos eligiendo hacer, qué razones se tienen para ello… Pero por ejemplo, Hume y posteriormente Darwin, hablan de la moral como parte de la naturaleza, una moral arraigada a nuestra biología en lugar de a nuestro intelecto.

Si tenéis 16 minutos de vuestro humano tiempo, y el trabajo ese para el que vivís o el candy crash os lo permite, escuchad esta charla de Frans de Wall en TED, sobre el comportamiento moral en los animales.

Aún con todos éstos estudios y demostraciones. El ser humano, eminencia de la inteligencia, la moral, la compasión y la justicia, se cree superior. Cierto, quizá los animales no sabemos fabricar Iphones, somos incapaces de hacer espuma de gazpacho, y si nos das un tomo de derecho mercantil, lo abandonaríamos a los 3 segundos (creo que algunos humanos también lo hacen, pero bueno). Quiero llegar un poco más allá, a los perros nos gusta escarbar y llegar al fondo.

¿De qué le sirve al ser humano ser superior en estas capacidades? ¿Qué le da derecho a subyugar al resto de las especies?

Dónde está la inteligencia, la moral, la compasión, o la justicia, en un ser que consume más recursos de los que es capaz de producir, que es incapaz de ayudar al prójimo, de compartir. Un ser que traiciona,  que hace el mal a sabiendas de que es mal. Un ser que maltrata otras vidas, por dinero, diversión, placer o cualquier otra razón que una mente animal como la mía, es incapaz de entender.

Estoy hablando en general. Las generalizaciones no son  del todo justas, hay margen de error,  están los “yos y sus circunstancias” e infinidad de razones. Y por suerte, todos los humanos no son iguales.

Yo sólo soy un perro. Y por eso, como animal, os pido raciocinio. Ya que alardeáis de ese conocimiento, de esa inteligencia y de esas capacidades de las que nosotros supuestamente carecemos, haced uso de ellas. Porque, amigos humanos, si no lo hacéis vosotros, ¿quién lo va a hacer?

¡Vaya! Por aquí tengo a un animalito de cuatro patas con canas, que dice:

- Tanta inteligencia, tanta inteligencia.  ¡Humanos! ¿No os dais cuenta de que antes todo esto era campo? Parece que estáis perdiendo un poco las formas, los valores y hasta la razón. Y al final, pagamos perros por humanos. Por eso desde mis humildes canas, me ofrezco como EDUCADOR DE HUMANOS, que falta os hace….

Parece que tenemos una nueva sección...

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>