Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on ene 20, 2014 in Cosas de perros | 0 comments

Mamá, sé hablar perro. (I)

Mamá, sé hablar perro. (I)

 

C

uando llegué a casa publicando a los 4 vientos que sabía “hablar perro”, Mi madre me miró con cara de “esta chiquilla ha tomado algo” y cuando pudo articular palabra me soltó: - Tú lo que tienes que hacer es aprender inglés, sacarte el CAP y dejarte de tonterías…

Mama sé hablar perro, Gea y Carmen Medina, fotografía canina

Fuera de bromas, la gente te mira raro cuando sueltas eso de que “sabes hablar perro”. Es como si te rebajases a su especie. O simplemente publicases a los cuatro vientos que estás absolutamente ido de la cabeza. El perro es perro y el humano, humano –dicen- Claro, una cosa no quita la otra. Pero nos empeñamos en sentirnos superiores, y en pretender que el perro aprenda swahili y programación a que nosotros intentemos entenderles a ellos. (Eso es muy de humanos)

 

La comunicación con Gea cambió mucho desde que descubrimos  el libro Las señales de calma de Turid Rugaas. 

El lenguaje de los perros se basa en pequeños matices. No hace falta gritar a un perro, ni poner voz grabe o de enfado, “No hace falta matar moscas con una pala”. Simplemente necesitamos aprender a interpretar el lenguaje de los perros.

Por eso a continuación os voy a comentar algunas señales de calma “basicas, que Turid Rugaas recoge en su libro, y que nos ayudaran a interpretar qué nos quiere decir nuestro perro y qué le está intentando comunicar a los demás.

El perro puede bostezar cuando alguien se inclina sobre él, cuando tu voz suena enfadada, cuando entra en la clínica veterinaria, cuando alguien camina directamente hacia él, anticipándose a algo, por ejemplo, junto a la puerta cuando estás a punto de salir a dar una vuelta, cuando le pides al perro que haga algo que no le apetece hacer, cuando las sesiones de adiestramiento se prolongan demasiado y el perro se cansa, cuando le has dicho que no por algo que no te gusta que haga… y en muchas otras situaciones.
Es una señal muy utilizada, sobre todo por perros de color negro o con mucho pelo alrededor de la cara, pero todos los perros la usan. Es un rápido y breve relamido de la nariz que es más fácil de ver frente al perro. A veces sólo es un rapidísimo asomo de la punta de la lengua pero los demás perros lo observan y responden con otra señal.
El perro puede girar ligeramente la cabeza hacia un lado, girarla completamente sobre el costado o darse totalmente la vuelta, de modo que el lomo y la cola queden frente a quien el perro pretenda calmar. Girará la cabeza o se dará la vuelta en estas situaciones: cuando alguien se aproxime de frente; cuando te muestres enfadado, agresivo o amenazante; cuando alguien se incline sobre el perro; cuando se le someta a un trabajo excesivo y cuando le pille algo por sorpresa.
Es una señal muy usada. El perro la suele utilizar en lugares con mucha actividad, sitios ruidosos y cuando se acerca un perro o alguien de frente. Olisquear puede ser bajar rápidamente la nariz al suelo y otra vez hacia arriba o pegarla al suelo durante un rato olfateando. Durante el paseo el perro olfatea y husmea pero hay que darse cuenta en qué situación o contexto se está porque esa acción puede estar significando mucho más de lo que se cree.
El perro se queda quieto, sentado o tumbado. Este comportamiento puede aparecer cuando te enfadas, te pones agresivo o amenazante y el perro se queda quieto para que te tranquilices. Muy a menudo un perro se para y permanece en calma cuando alguien se aproxima. Si tu perro quiere pararse o se mueve lentamente en una situación como ésta, permíteselo. También, si ocurre que tu perro se encuentra en una situación de conflicto con una persona o con un perro y es incapaz de escapar, quedarse inmóvil puede ser una manera de calmar al otro perro o a esa persona.

Si es la primera vez que oyes hablar de estas señales, tómate tu tiempo y observa a tu pequeño peludito. Mira cómo se comporta con el resto de perros, cómo reacciona ante los humanos… E intenta identificar alguna de las señales que he citado antes.

Mi consejo es que no seamos meros observadores. Si intentamos comunicarnos con nuestros perros con su lenguaje, mejoraremos notablemente nuestra relación con ellos.

Por ejemplo, podemos usar el bostezo, el olisquero, y el movernos en zig zag para intentar calmar a nuestro perro, por ejemplo cuando otro perro se acerca. O cuando vamos a entrar al veterinario. Es una forma de decirle: Eh, tranquilo, todo está bien.

Vale, cualquier persona ajena al mundo canino que nos vea por la calle bostezar sin parar, hacer como que olisqueamos, o sacar la lengua para calmar a nuestros canes, nos mirará como si fuésemos de marte. Pero lo importante es que nuestro perro nos entienda mejor.

Aquí os dejo está aplicación que nos ha descubierto Simiperrohablara. Podéis descargarla y practicar. DOGDECODER

En la próxima entrada del blog hablaremos de más señales de calma. Por lo pronto, estudiad y observad éstas. Y si podéis, ampliad vuestra información sobre las señales de calma. Os ayudará.

¡Pasad un feliz día trufillas!

 

Bibliografía. Rugaas, T. 2005. On talking terms with dogs: calming signals. Dogwise Publishing.

 

“Señor/Señora, su perro le habla constantemente, el problema es que usted no sabe hablar perro…”

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>